Mis clases de yoga prenatal en Elche se caracterizan por ser fluidas, dinámicas y envolventes. Si tengo que destacar un primer beneficio del yoga en el embarazo sería el ambiente femenino y maternal que se genera en el propio grupo. 

Las mamás comparten un espacio y una vivencia común que las une a través de la práctica de yoga. Este factor que parece obvio o irrelevante se convierte en un gran anclaje y apoyo para las mamás. 

Practicar yoga durante el embarazo junto a mujeres que están viviendo tus mismas sensaciones (mes arriba, mes abajo) aporta una gran sensación de confianza y complicidad. 

Llevo 8 años dando clases regulares de yoga prenatal y algo que siempre comentáis en clase es la sensación de estar “expuestas”. Todo el mundo opina sobre vuestro embarazo sin que preguntéis. Sois blanco de historias, consejos, creencias, supersticiones… incluso de contacto sin permiso.  

Se deja poco espacio y a la vez es poco respetada la propia intuición de la mujer. 

En un momento de tu vida en que estás especialmente sensible y todas esas opiniones pueden afectar a tu confianza, a tu decisión o tus deseos. 

En este sentido, la práctica de yoga durante el embarazo y el espacio creado en torno a la práctica de yoga cobra un sentido vital ya que un espacio y un tiempo donde se permite, se respeta y se busca la conexión con tu sabiduría, con tus sensaciones, con tu poder innato y tu capacidad interior.

La práctica fluye a través de secuencias específicas definidas expresamente para el embarazo.

Son sesiones muy personalizadas porque cada asana (postura) y cada movimiento serán sentidos de distinta manera por cada mamá y la disponibilidad física y emocional del momento presente.

De este modo, siempre está disponible la opción de modificar la postura y buscar alternativas más adecuadas con herramientas y soportes.

En el yoga prenatal se pone mucha atención en la respiración fluida y natural de la mamá y normalmente nos movemos en torno a ese ritmo interior de cada una de ellas.

Beneficios del yoga para el embarazo

  • Durante tu práctica de yoga prenatal acudes regularmente a un espacio respetuoso para despertar y conectar con tu sabiduría femenina y tus necesidades propias como madre. Cultivas la confianza en tu intuición y en tu cuerpo. 
  • Dedicas una parte de tu tiempo a conectar de una manera especial con tu bebé. A sentir tu propia presencia, la respiración fluida y la aceptación de los cambios que experimentas que estás viviendo.
  • A través de la práctica de yoga para el embarazo favoreces una respiración fluida y generas espacio en el tronco. Esto permite mayor comodidad para ti y tu bebé ya que este espacio extra amplía el hueco disponible para tus órganos y tus pulmones facilitando una respiración más amplia y generosa.
  • Mediante el movimiento liberas posibles tensiones musculares inherentes a los cambios físicos del embarazo.
  • Con la práctica regular aprendes a integrar el peso extra del embarazo a través de una postura limpia, equilibrada y consciente.
  • Mediante la práctica estableces una vinculación real con tu propia respiración. La respiración es el fluir interno de tu propio cuerpo y tus propios ritmos únicos e irrepetibles.
  • Sesión tras sesión activas la memoria celular de tu cuerpo. Llegado el momento de la dilatación y el parto esta memoria despierta y tu cuerpo recuerda fácilmente con qué movimientos te sientes cómoda y qué posturas te pueden ayudar a fluir con tu bebé en el proceso tan íntimo de dar a luz.

Los beneficios del yoga para el embarazo son muchos pero el más importante de todos es cuidarte… darte ese espacio de práctica, de presencia y de respiración con tu bebé. 

Recuerda que puedes consultar mis horarios para asistir a los grupos de yoga prenatal en Elche.